EEUU legaliza el primer vehículo sin conductor al volante

Hace poco tiempo los vehículos autónomos nos parecían venidos de un futuro muy lejano. Esos coches sin conductor eran más propios de películas de ciencia ficción que encontrárnoslos rodando por nuestra calle.

Pero como dice la canción: El futuro ya está aquí. La última en entrar en el selecto club de los vehículos autónomos es la startup estadounidense Nuro con su recién presentada plataforma R2. Más que de un coche, se trata de una especie de carro de la compra gigante donde poder transportar objetos poco voluminosos.

Aunque recién nacido, el Nuro R2 ya cuenta con todos los permisos expedidos por el Departamento de Transporte de Estados Unidos y la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras. Certificados clave para poder desempeñar las funciones de vehículo autónomo por las calles del país norteamericano.

¿Cómo es el Nuro R2?

El ser un vehículo destinado a transportar mercancías le ha servido para obtener las licencias más rápidamente. Llevar personas en un coche autónomo requiere de medidas de seguridad mucho más estrictas no aplicables al Nuro R2.

Pero esto no quiere decir que sea un peligro para la circulación. Posee una amplísima carta de sensores compuesta de cámaras térmicas, cámaras a color, radares, sensores LIDAR, sensores ultrasónicos… Todo para dar una cobertura visual en 360º evitando cualquier tipo de peligro. Cuenta también con sistemas duplicados de frenado y control, luces como las de un coche y un altavoz para avisar a los peatones de su presencia, según ha informado la compañía.

El conjunto arroja un peso de 1.150 kilogramos alimentados por una batería de 31 kWh y una velocidad máxima de 40 kilómetros por hora. En el espacio de carga se puede transportar hasta 190 kilogramos de productos que tendrán temperatura controlada, si así se requiere.

Tu pequeño tamaño le permitirá circular por las calles estadounidenses sin entorpecer mucho el tráfico. A simple vista parece más un coche de juguete que un vehículo autónomo completo. El Nuro R2 está totalmente diseñado y ensamblado en Estados Unidos gracias a la participación de Roush, una empresa de Michigan dedicada al desarrollo de productos.

Los planes de Nuro

El permiso del Departamento de Transporte permite a Nuro desplegar un máximo de 5.000 unidades del R2 en los dos años de vigencia. Además, deberá informar sobre la operativa del vehículo e informar debidamente a los ciudadanos que vivan en los barrios donde va a operar.

Su plan pretende impulsar el negocio local proveyendo de un servicio de reparto autónomo completo. El supermercado, tienda o restaurante puede enviar sus productos de forma segura preservando la cadena de temperatura para que lleguen sanos y salvos.

Nuro no es una novata en esto del vehículo autónomo. Los Nuro R2 se incorporarán muy pronto a la flota de Toyota Prius autónomos que tiene desplegada en la ciudad de Houston, Texas. Incluso ha llegado a acuerdos comerciales para repartir productos con Dominos, Walmart y Kroger, según recoge Venture Beat.

En la actualidad existen varios estados que permiten la conducción autónoma para el transporte de personas, pero deben llevar a un operario (o conductor) que vaya supervisando la operación. En esta última modalidad se recogen los Prius de la propia Nuro y otros proyectos como Waymo. Con el permiso temporal de operatividad de los Nuro R2 se espera que la administración estadounidense comience a ver con mejores ojos esto de la conducción autónomo, al menos para el transporte de mercancías a pequeña escala.

 

Fuente: elespanol.com

Compartir