Dos mujeres convirtieron un colectivo en un refugio para personas

Sammy Barcroft y Joanna Vines vieron la oportunidad de ayudar y la tomaron sin dudar. Con la ayuda de toda su comunidad, esta mujer inglesa decidió convertir un colectivo destinado a la chatarra en un hogar para personas en situación de calle.

La creatividad puede resolver muchos problemas, y así lo demostró esta iniciativa. Vines y Barcroft formaban parte de una organización que se ocupaba de recolectar donaciones para destinarlas a las personas en situación de calle.

Un día, alguien les preguntó por qué no convertían un colectivo abandonado en un hogar y pusieron manos a la obra.

Para hacerlo, convocaron a toda su comunidad a participar. Así lograron alcanzar entre 70 y 80 voluntarios, entre los cuales había electricistas y plomeros, que transformaron el colectivo destinado a la basura en un hogar.

El proyecto duró ocho meses y costó seis mil libras pero finalmente consiguieron armar el refugio. El espacio cuenta con 12 camas, una sala de estar y una cocina completamente equipada.

El colectivo quedará instalado en afuera de la Iglesia de Santa Águeda en Portsmouth, donde esperan que ayude a unas 300,000 personas en los próximos años.

 

Fuente: buenavibra.es

Compartir