¿Dónde estás? Crecimiento o comodidad

Redacción: Carlos Herrera

En algunas ocasiones contestar esta pregunta no es tan sencillo como parece. Vino a mi mente una expresión popular: “más vale malo conocido, que bueno por conocer”. Encontrarnos y reconocer que estamos cómodos donde estamos con nuestras limitaciones, con nuestra vida estancada, con nuestro solo deseo de cambio, en una “sana” envidia al ver la vida de otros, etc. Este comportamiento cuando lo hemos instaurado en nuestro ser, crea sensaciones de tener una vida sin sentido, envuelta en la rutina, causando graves daños psicológicos como la indiferencia, apatía, frustración y hasta patologías como la depresión.

El miedo a los cambios, a la posibilidad de perder la “estabilidad” que tenemos, son algunos de los factores que nos amarran a la idea de comodidad. Este esquema de vida se hace presente en todas nuestras dimensiones y roles sociales, como esposos, padres, hijos, trabajadores, ciudadanos, entre otros, y no sabemos como actuar o como empezar a forjar la vida que quieres y sueñas.

La única oportunidad que tienes para ver crecimiento en todos los aspectos de tu vida, es romper tu estado de comodidad o “zona de confort”, es adentrarte en un estado de incomodidad porque es romper con un patrón de comportamiento, y abrirte a la posibilidad de crecimiento que traerá a tu vida transformaciones y nuevos horizontes. Nos justificamos en esta actitud con quejas y lamentos principalmente colocando en terceros la responsabilidad de los resultados de las decisiones tomadas u omitidas.

Llegó el momento para dar el salto y empezar a construir la vida personal y familiar que sueñas y deseas tener. Toma la decisión hoy de dividir tu historia personal en dos, antes y después del hoy que enrumbará tu vida hacia la felicidad, la plenitud.

Este es un camino para valientes y para quienes quieren estar en un estado de bienestar y paz. Agradece la pareja, los hijos que tienes y lucha por la relación de pareja, la relación con tus hijos que deseas. Te invito a contestar esta pregunta, desde lo que eres y no desde lo que quieres ser, desde lo real y no desde lo ideal. Y ahora, ¿dónde estás?

Compartir