¿Distanciamiento social o acercamiento espiritual?

Por: Audrey León

Actualmente estamos atravesando tiempos de cambios, tiempos en lo que nos ha tocado revaluar nuestras prioridades, fijarnos nuevas metas. Es una gran oportunidad para pensar en cómo hemos vivido y cómo queremos hacerlo a partir de ahora para contribuir con un mejor planeta.

Muchas personas viven como autómatas, dedicadas al hacer y al tener, resolviendo el día a día, y no se ocupan del ser, y cuando menciono al ser me refiero a su naturaleza o esencia. Sin embargo, al estar obligados de alguna forma a ir hacia dentro, no queda otra que mirarse.

Por supuesto, cada quien elige que hacer con lo que ha observado, si es que han visto algo. Algunos deciden perderse en aprovechar el tiempo para ver muchas series de Netflix, leerse los libros que tenían pendiente, meterse en los muchos tutoriales que están a la disposición en las redes sociales y YouTube, hacer videos en Tik Tok, hacer ejercicios, por mencionar algunas de las actividades más populares y todo esto está muy bien, sin embargo es mucho mejor encontrar el balance entre todas esas actividades y el tiempo que le dedicas a tu espiritualidad.

“Sepa entonces que el cuerpo es simplemente una prenda de vestir. Vaya en busca del usuario, no del manto”. Rumi.

Para no confundirnos es importante tener claro que no estoy hablando de religión. Espiritualidad es una palabra que deriva del latin y que está compuesta por la voz spiritus que significa ‘respiro’, -alis, que se refiere a ‘lo relativo a’, y el sufijo -dad, que indica cualidad, por lo tanto, etimológicamente, espiritualidad es todo lo relativo a la cualidad de lo espiritual o espíritu.

La espiritualidad es el conocimiento, aceptación o cultivo de la esencia inmaterial de uno mismo. En la medida en que más conocemos nuestra esencia y más nos ocupamos de nuestra vida interior, mas clara será nuestra visión acerca del aporte que podemos hacer para la nueva normalidad.

En el pasado, yo acostumbraba al menos tres veces al año, dedicar varios días exclusivamente a hacer trabajo interior, me desconectaba por completo de mi cotidianidad, al punto de tomar un avión e irme a lugares donde estoy más en contacto con la naturaleza y con personas con los mismos objetivos. Con el aislamiento social, eso no ha sido posible y muy probablemente cambie por completo. Sin embargo, esta situación me ha permitido acercarme aún más a mi espiritualidad e incluso a esas personas y a muchas otras con las cuales no siempre podía coincidir.

Ahora a través de las salas virtuales, he podido integrar esos momentos a mis rutinas diarias, darme ese espacio no por una semana, sino por más de 90 días, y se que muchas personas están haciendo lo mismo. Asimismo, me he podido sentir más conectada con personas con las cuales no compartí mucho en el pasado, así como también han surgido nuevos encuentros.

Como dijo Carl Jung: Solo se volverá clara tu visión cuando puedas mirar en tu propio corazón, porque quien mira hacia afuera duerme y quien mira hacia adentro, despierta.

Te invito a que aproveches el distanciamiento social para tener un acercamiento espiritual.

¡No te postergues!

¡¡El momento es ahora!!

Si deseas conocer más sobre este tema y/o unirte a mi próximo ciclo de webinarios, Es Tiempo de Reinventarnos, no dejes de contactarme.

_______________

Audrey León

Facilitadora de Procesos de Transformación Personal,

Whole Life Coach, Renacedora profesional y Master Coach en Autoestima.

Instagram – Facebook: @alasdelalmaoficial

email: aleon@alasdelalma.com.co

 

Compartir