Creando lazos familiares

Por: Ana Elena Santanach

Cualquier cosa que está pasando en la sociedad, está pasando en los hogares. Está pasando en las familias. Y si bien es cierto que nuestros hijos no serán niños por mucho tiempo (cada vez menos), debemos reaccionar al hecho de que el tiempo de nuestra influencia efectiva en ellos será más y más corta. Formarlos para enviarlos a la comunidad y al mundo para que sean los líderes, gobernantes, influencers, esposos y padres de familia que se necesita debe hacerse cada vez más temprano y más rápido, antes de que alguien o algo nos gane el mandado.

Cuando pequeños elegimos sus ropas, sus amigos, sus escuelas, los lugares a donde se recrean, los horarios, la música. Les transmitimos nuestras creencias (a la que tienen derecho de recibir, no de escoger). Los motivamos en la fe. Les inculcamos deseos de superación profesional. Y muchas acciones más. Pero no paran de crecer y se van soltando de nuestras manos.

Así que, ¿Qué podemos hacer para que sus corazones permanezcan sanos, sus valores inquebrantables y sus mentes protegidas? La respuesta podría ser crear lazos. Crear recuerdos que permanezcan grabados en el alma de nuestros hijos:

-Dedicarles tiempo enfocándose en sus necesidades e intereses. Los niños están rogando por un poco de atención. Mostrarles que nos importan y que también somos felices con su cariñosa presencia. Poner la fatiga y la apatía a un lado (y el celular) y concentrarnos en ellos.

-Escucharles. Responder sus preguntas. ¡Tienen tantas dudas, tantos miedos, tantos cuestionamientos de vida! Buscarán respuestas, aún con personas y en lugares que asustan.

-Contarles historias y anécdotas que transmitan un principio de vida. Observar sus expresiones y asombro.

-Compartir bondad. Atender juntos las necesidades de otros y enseñarles formas de ayudar: ir a un asilo de ancianos, llevar comida a un orfanato, enviar notas de agradecimiento. Formar el carácter bondadoso en unidad.

Convirtamos nuestra vida cotidiana en el mejor escenario para estar con nuestros hijos, con la familia, para crear lazos de amor o reforzar los existentes. Para que aprendan objetivamente quienes son y quienes no son. Es una inversión única e incalculable para criar hijos sanos, felices y productivos. Son verdadero y fuertes lazos.

___________

Ana Elena Santanach

Facebook. Ana Santanach

Compartir