Crean tipografía que facilita recordar lo que se lee

Seguramente a ti también te ha pasado que lees un párrafo entero de un texto y al pasar al siguiente te das cuenta que no has retenido nada de lo que has leído. O por ejemplo, ves una diapositiva de una presentación y cuando pasan a la siguiente no recuerdas de qué iba la anterior. Es normal, ocurre cuando no prestas atención a lo que estás leyendo y lo haces inconscientemente. Pero con la tipografía ‘Sans Forgetica’ puede que no te pase tan a menudo.

Varios investigadores del Australia’s Royal Melbourne Institute of Technology han creado una nueva tipografía que, según ellos, mejora la capacidad de memorización y la retención de lo que leemos. Irónicamente, la tipografía se llama ‘Sans Forgetica’ y es una tipografía que en su esencia busca dificultarte la lectura.

Tras realizar un estudio con cuatrocientos estudiantes de la unviersidad, han encontrado un ligero aumento de retención de los textos escritos en Sans Forgetica respecto a textos escritos en otra tipografía más común como puede ser Arial. Concretamente, el 57% de las personas que leyeron en la nueva tipografía retuvieron la lectura respecto al 50% que lo hicieron en Arial. No es un dato muy significativo, pero suficiente para demostrar las razones por las que puede funcionar algo así.

¿Significa esto que es momento de pasar todos los apuntes de clase a Sans Forgetica para estudiar mejor? No, ni te va a ayudar a memorizar mejor ni vas a poder leer textos tan largos en una tipografía así. La lectura es horrorosa, si bien ese es su propósito, puede ser contraproducente en textos medianamente largos, pues sólo se consigue cansar los ojos y perder la concentración. En otras palabras, es una tipografía útil en pequeñas dosis.

Aplicando los principios de la Gestalt para estimular el cerebro

¿Cómo hace entonces para que memoricemos mejor? Es muy simple, al dificultar la lectura, pone en marcha el cerebro y lo obliga a centrarse más en la actividad, haciendo que sea más consiente y que no se trate de una lectura involuntaria. Hace que seas más consciente de que estás leyendo.

Para conseguir que el cerebro trabaje más no se hace uso de ninguna tecnología o técnica innovadora, sino de un principio básico de la Gestalt. En el mundo del diseño, la Escuela de la Gestalt supuso toda una revolución el pasado siglo, al estudiar y aplicar unos principios básicos sobre cómo el cerebro entiende e interpreta las formas y figuras visuales. Ha definido el diseño moderno hasta nuestros días.

Las leyes o principios de la Gestalt se basan en que el todo es algo más que la suma de sus partes. Esta tipografía define muy bien uno de esos principios, el Principio de Cierre. Este principio nos dice que si un contorno no está completamente cerrado, el cerebro tiende a cerrarlo. Sans Forgetica omite adrede algunas partes de las letras para que el cerebro s encargue de completarlas. Además utiliza otros trucos como por ejemplo inclinar la tipografía levemente hacia la izquierda, cuando normalmente estamos acostumbrados a una inclinación hacia la derecha.

Estas modificaciones hacen que efectivamente la tipografía funcione para memorizar mejor. Pero funciona hasta que te acostumbras a ella, cuando a tu cerebro deja de costarle leer así, dejará de centrarse tanto en la actividad y volverá a no prestarle atención a la lectura. Puede ser útil para escribir una o dos líneas en una diapositiva de una presentación, pero más allá de eso, no es para nada recomendable.

Sea como sea, puedes descargar la tipografía de forma gratuita y probar por ti mismo. Además, los creadores han hecho una extensión para el navegador que convierte automáticamente las partes seleccionadas del texto de una web en Sans Forgetica. Quizás sea más productivo leer conscientemente que esforzarse haciéndolo en tipografías rotas, pero cada cerebro es un mundo.

 

Fuente: xataka.com

Compartir