Crean respirador 100% puertorriqueño para afectados con COVID-19

Cien por cien puertorriqueño y con el conocimiento de una empresa suministradora de la industria farmacéutica de la isla ha nacido el A3B, un ventilador para aquellos enfermos grave por COVID-19, la enfermedad que produce el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

La empresa AutoPak ha creado un aparato de respiración asistida para casos de emergencia destinado a salvar vidas de afectados por el COVID-19. El “A3B Puerto Rico Ventilator” dispone de las funciones básicas de un respirador pero menos “invasivo” para la salud del paciente.

El presidente de Autopak, el ingeniero Ignacio Muñoz, explicó que el objetivo es que este dispositivo ayude a personas con dificultades respiratorias que sufren coronavirus y evitar así conectarlas a un respirador de intubación clásico, un aparato mucho más agresivo para la salud de los enfermos.

A su vez, destacó que demuestra las capacidades de la industria y el “saber hacer de la isla” y sus trabajadores.

PROTOTIPO BASADO EN DISEÑO DEL MIT

Muñoz detalló que el prototipo está basado en un diseño del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, en inglés), entidad que ya había solicitado una autorización hace años a la Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA) para su uso, un requisito indispensable para su comercialización.

Dijo además que una de las principales características del prototipo de AutoPak es que calcula constantemente el ciclo respiratorio del paciente para ajustar la cantidad de oxígeno que necesita el enfermo.

Muñoz, de padres españoles y que fundó AutoPak en la década de los 80, indicó que la idea de poner en marcha un aparato de respiración asistida de estas características le llegó después de ver en los medios cómo el COVID-19 estaba golpeando a países como Italia o España.

Recordó que su esposa le preguntó si la empresa familiar tenía capacidad para fabricar un aparato que ayudara a las personas, en el momento en que Europa era el epicentro de la pandemia del COVID-19.

El ingeniero, cuya compañía se dedica actualmente a la automatización de maquinaria que utilizan las compañías farmacéuticas con presencia en la isla, no dudó ni un minuto en dedicar toda la experiencia de su empresa para ponerla en favor del desarrollo de este respirador que es hoy una realidad.

ATENTOS A LO QUE PASABA EN ESPAÑA E ITALIA

“Estábamos al tanto de lo que pasaba en países como España e Italia, por lo que nos embarcamos en este proyecto con el objetivo de salvar vidas”, aseguró Muñoz, un puertorriqueño que resaltó los grandes lazos familiares que le unen al país ibérico, donde conserva familia.

“Tomamos como referencia un diseño de hace 10 años del Instituto de Tecnología de Massachusetts, ya que buscábamos la aprobación federal”, destacó el ingeniero.

Muñoz dijo que, sin duda, se trata en estos momentos de una iniciativa que da respuesta a los problemas a los que se enfrenta Puerto Rico por el COVID-19, donde hay ya cerca de 2.500 contagiados y más de 100 fallecidos.

El gerente de desarrollo empresarial de AutoPak, Gilberto Álvarez, señaló por su parte que a la hora de poner en marcha el proyecto se buscó que todos los componentes pudieran encontrarse en la isla.

“Decidimos utilizar componentes robustos de muy buena calidad, que ya conocíamos”, destacó a Efe el ingeniero puertorriqueño.

AUTOPAK TRABAJÓ EN UNA DECENA DE MODELOS

Hasta llegar al prototipo final se trabajó con cerca de una decena de modelos, que incluyen un reanimador manual y una bolsa portátil para llevar aire a los pulmones.

El aparato de respiración asistida ya ha sido apuntado como una demostración de la capacidad de Puerto Rico dado sus estatus de centro de referencia de la industria farmacéutica y de dispositivos médicos en todo el mundo.

El “A3B Puerto Rico Ventilator” incorpora un sistema de sensores de flujo y presión que permite conocer el momento en el que el paciente quiere aspirar aire, lo que permite al aparato ajustar la cantidad que necesita el enfermo.

El aparato, a diferencia de los ventiladores clásicos, puede utilizarse solamente un máximo de 2 horas y en un periodo de tiempo que no supere el par de días.

La FDA deberá ahora aprobar el prototipo que en Autopak esperan que pueda estar en el mercado en el plazo de pocas semanas, ya que la base del modelo fue ya ratificada hace años cuando la presentó el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

HASTA 100 APARATOS POR SEMANA

Autopak estima que podría manufacturar hasta 100 de estos aparatos por semana, lo que tiene que llevarse a cabo en instalaciones autorizadas por la FDA, motivo por el que trabajan con la compañía Viant Medical, en el municipio de Vega Baja.

El “A3B Puerto Rico Ventilator”, según Álvarez, puede serle de utilidad a ambulancias, hospitales y centros de salud.

El precio oscilará entre los 3.000 y los 8.000 dólares, aunque todavía no hay determinado un estimado final, ni cuántos modelos puede demandar el mercado.

 

Fuente: Yahoo Noticias

Compartir