Crean “pulmón artificial” que permite respirar bajo el agua

La empresa austríaca Exolung, dirigida por el ingeniero veterano de Porsche Jörg Tragatschnig, ha revolucionado el mundo del buceo en aguas poco profundas para siempre. Y lo han hecho con una tecnología que permite al usuario, ya sea profesional o aficionado, permanecer bajo el agua todo el tiempo que desee por un módico precio. ¿Se puede pedir más? Un invento que, aunque de momento no es más que un prototipo en su última fase de desarrollo, no ha pasado desapercibido por los amantes de este deporte y que prometer dar mucho que hablar.

Un suministro de aire interminable para respirar bajo el agua

Exolung es un dispositivo de respiración subacuática que ha sido diseñado para proporcionar a los buceadores un suministro de aire «ilimitado». Este pulmón artificial traduce los movimientos del buzo y los convierte en aire, manteniendo el flujo ininterrumpidamente mientras nada.

Se trata de un sistema de buceo de baja profundidad, ya que utiliza una boya flotante que permanecerá en todo momento en la superficie para proporcionar aire a los buceadores. Una manguera de 5 metros de longitud (también habrá una versión de 7 metros) es la encargada de conectar la boya con el pulmón artificial que los buzos llevarán sujeto, a modo de mochila, a la parte delantera del torso.

Dentro del cuerpo rígido del pulmón hay una cámara de aire plegable, sujeta a las piernas del buzo mediante un sistema de correas ajustables. Pero ¿cómo funciona? Muy sencillo. Al extender las piernas, el aire fresco desciende de la superficie por el tubo y se queda alojado en el pulmón. Cuando se retraen las piernas, podremos inhalar ese aire. Por ello, puede que al principio cueste un poco coordinarse, pero no debe ser muy complicado.

Así pues, el dispositivo convierte al buzo en la fuente de energía, creando un suministro de aire «interminable», siempre que el buzo deje de nadar. A diferencia de los sistemas basados ​​en tanques, el exolung no implica un costo adicional de recarga y es muy fácil de mantener. Al igual que un kit de esnórquel, solo necesita limpiarse después de ser usado. Además, es muy liviano (3,5 kg) y compacto (tamaño del paquete: 40x30x20 cm), convirtiéndolo en una opción portátil, flexible y funcional.

Para todo el mundo

«La idea era crear una extensión del kit de esnórquel habitual (aletas, gafas, tubo respirador), que fuera simple, robusta y asequible, sin precisar demasiados mantenimientos y que no requiriera absolutamente ninguna tipo de recarga», comentan los desarrolladores en su canal de Youtube. «Exolung es un enfoque nuevo y único para el buceo en aguas poco profundas con fines recreativos y de utilidad. También es agradable de usar en la piscina para entrenar, así como en gimnasia o yoga subacuáticos», matizan.

Además, no hay necesidad de estar en posesión de una certificación de buceo, aunque sí unos conocimientos básicos sobre este deporte antes de su uso, fáciles de adquirir asistiendo a un cursillo para principiantes.

¿Cuánto cuesta exolung?

Y seguramente, después de conocer este genial invento, pesaréis ¿cuánto me van a clavar por él?. Bien, pues no os asustéis porque su diseñador prevé que saldrá al mercado con un precio aproximado de 300 € para esta versión básica, que es la que os acabamos de describir. Luego habrá una versión profesional, con una manguera de 7 metros de longitud, que se vendería por debajo de los 500 €.

A continuación os dejamos con otro vídeo donde veréis el potencial de este invento que sin duda promete revolucionar el mercado.

 

Fuente: lavozdelmuro.net

Compartir