Crean dispositivo para evitar las fugas de agua potable en ciudades latinoamericanas

Desarrolladores mexicanos diseñaron un dispositivo que reduce en un 90 por ciento las fugas de agua potable en la red hidráulica, en las fábricas y en los domicilios. Funciona de forma automática a través de Internet.

Sus creadores indican que es clave para contrarrestar la escasez de agua en Centroamérica y Sudamérica, la cual se incrementará en los próximos años.

Diversas ciudades y regiones de Centroamérica tienen problemas de escasez de agua. Según la Comisión Nacional del Agua de México (CONAGUA), entre el 30 y 50 por ciento del agua de abastecimiento público se pierde en fugas. Ante esta situación, un grupo de desarrolladores mexicanos crearon unos dispositivos inteligentes capaces de detectar estos escapes y evitarlos.

El director de IKARI R&D, Roberto Arteaga, indicó a Tech21wn: “El medidor inteligente que hemos desarrollado permite reducir las pérdidas de agua en un 90 por ciento”.

“Este dispositivo está pensado para la realidad y la situación en Centroamérica y Sudamérica, y tenemos la expectativa de que pueda ser aprovechado en estados de México y en países como El Salvador en el corto plazo”, consideró Arteaga.

El ingeniero megatrónico Ivan Ceballos Pérez, encargado del área de tecnología de IKARI R&D, puntualizó: “Estos medidores, a través de inteligencia artificial, se pueden instalar en la entrada de los departamentos, condominios, casas o fábricas. Al ser puestos en funcionamiento, mapean el consumo regular de agua en dicho domicilio y, ante cualquier alteración, detectan y alertan lo que podría ser una fuga”.

“En apariencia, es como un medidor normal, pero cuenta con una tecnología que permite medir el consumo en tiempo real, cerrar la llave de paso a distancia y, por medio de un software, puede detectar de forma temprana las fugas de agua y evitar lo que perduren por días, semanas o meses, que es lo que ocurre actualmente”, explicó Pérez, especialista en tecnología avanzada.

En muchos países de la región, no se conoce el consumo de agua en tiempo real. Por ello, puede originarse una fuga y el usuario recién percibe una anormalidad en el momento en que recibe la factura. Asimismo, puede existir una fuga permanente y ser considerada como parte de la normalidad por parte del consumidor.

La inteligencia artificial de estos medidores aprende del consumo normal de agua en cada casa o departamento y, de esa manera, detecta cuando hay un consumo anormal, lo que provoca que automáticamente se cierre una válvula para bloquear el flujo de agua.

Los desarrolladores de IKARI comentaron que este medidor inteligente fue hecho, además, para que tenga un bajo costo y no conlleva gastos de mantenimiento. Se podría aplicar tanto en las ciudades como en las zonas rurales, donde el déficit de agua potable es aún mayor.

La industria 4.0 y el internet de las cosas

De acuerdo a la Organización de Naciones Unidas para La Agricultura y la Alimentación (FOA), 780 millones de personas no tienen acceso al agua potable en el mundo y, para el año 2050, la demanda de agua será un 44 por ciento superior a los recursos disponibles.

El director Roberto Arteaga manifestó: “Si no cuidamos el recurso hídrico, dentro de cinco o diez años, vamos a tener problemas de escasez más complejos; esta situación será aún más difícil una vez que el problema se haya profundizado y conviene actuar antes de llegar a una situación mucho más crítica”.

Este grupo creó el medidor desde su ciudad de origen, Querétaro, la cual tiene dos millones de habitantes y ha crecido en edificios en los últimos años. “Por ejemplo, económicamente hablando, se han perdido unos 570 mil dólares en fugas de agua en Querétaro en el último año, pero el problema mayor es que mientras se desperdicia un 40 por ciento del agua potable, otra parte de la población no tienen acceso al agua”, observó Arteaga.

Este dispositivo ya está funcionando en edificios y fábricas particulares de dicha ciudad, pero los desarrolladores entienden que para que esta solución llegue a más personas y a más lugares, el siguiente paso es establecer alianzas estratégicas con los administradores del agua de diversos municipios, provincias y estados.

Arteaga considera que El Salvador sería un caso interesantísimo para mejorar la distribución del agua potable: “Vemos la posibilidad de llevar allí nuestro desarrollo y dar soluciones de manera efectiva; sería muy bueno dar ese paso y el anhelo es también reducir las fugas de agua potable en todos los países de la región, tanto en Centroamérica como Sudamérica”.

Al respecto, el ingeniero Ceballos Pérez aseveró: “Nosotros no solo proveemos un medidor inteligente, sino también una plataforma adaptada a la región; y para aquellas regiones que no cuentan con Internet, se puede instalar un sistema satelital o un sistema de distribución de Internet punto a punto o algún otro tipo de tecnología que se adapte a las condiciones del sitio”.

Los usuarios pueden chequear el consumo de agua y ser alertados ante posibles fugas a través de su computadora, smartphone o tablet con conexión a Internet. Actualmente, los navegadores aceptados por este desarrollo de IKARI R&D son Chrome, Firefox, Edge, Internet Explorer y Safari.

Hacia el cuidado del agua disponible

En México, once millones de personas no cuentan con agua potable y la disponibilidad de agua per cápita continuará descendiendo en los próximos años. Para 2030, se estima que habrá un déficit de agua del 40 por ciento a nivel mundial. El resto de Latinoamérica no está exenta de esta problemática.

“Se están haciendo varios desarrollos tecnológicos a nivel mundial con el propósito de recuperar el agua o desalinizarla”, relató Arteaga. Y comparó: “En tanto, los dispositivos inteligentes que hemos desarrollado apuntan a preservar el agua que ya está disponible y, en gran medida, se está desperdiciando”.

Estos dispositivos con inteligencia artificial forman parte de una nueva área de desarrollo que se conoce con el nombre de “Internet de las cosas” (IoT, Internet of Things). Este concepto significa, para este caso, que la red hidráulica de la casa o del edificio o de la ciudad estará conectada a Internet para poder identificar las anormalidades o posibles pérdidas.

Ceballos Pérez indicó sobre el equipo de desarrolladores de R&D se continúa capacitando permanentemente: “Nos capacitamos para adaptarnos a las nuevas tecnologías. No nos quedamos con la mente en tecnologías utilizadas hace 20 años ni mucho menos, sino que vamos aprovechando las nuevas tecnologías y, desde luego, con criterio definimos el uso de las mismas, viendo los pros y contras en cada caso”.

“Es un equipo de desarrollo está compuesto por diez jóvenes con muchas ganas de hacer cosas que sean relevantes para el mundo; tenemos la mirada puesta en los próximos años y en las próximas generaciones, que son las que más van a sufrir el tema de la escasez del agua”, agregó el ingeniero.

Por su parte, Arteaga destacó: “Los medidores inteligentes pueden ser el camino, por un lado, para que la gente puede ahorrar dinero al evitar las pérdidas de agua, pero, sobre todo, para darle una mejor calidad de vida a aquella población que en diversas regiones de Latinoamérica no cuenta con agua potable”.

 

Fuente: Tech21wn

Compartir