Comunica tus talentos (Parte 2)

Por: Verónika Zanoni

Habiendo introducido anteriormente el tema de los talentos, ahora quiero referirme al aspecto de descubrirlos, identificarlos y qué hacer con ellos.

Recordemos su clasificación: evidentes, ocultos y potenciales.

Con los evidentes, como su palabra lo indica no hay mayor problema porque los sentimos, los conocemos, nos identificamos en ellos y nos hacen sentir bien. Porque hemos de reconocer que tener destreza para alguna actividad y saber hacerla bien nos llena de satisfacción. Nos sentimos retribuidos en nuestros resultados.

Con los ocultos, hemos de empezar el trabajo en serio porque si bien los tenemos, permanecen dormidos; tal vez a veces se manifieste un aspecto de ellos pero si no somos conscientes de esas señales, no pasará de ahí. Esto puede ser más o menos difícil, dependiendo de nuestro compromiso. No siempre los identificamos; son amigos o familiares que nos conocen bien, quienes pueden percibir nuestras habilidades y nos las hacen notar. Al hacernos conscientes de ellas, ya podemos comenzar a trabajar para fomentarlas y hacer de ellas una habilidad que nos identifique y nos dé satisfacción.

Con los potenciales, ocurre que lejos de ignorarlos sabemos que los tenemos pero se nos hace difícil identificarlos y trabajar en ellos sin caer en la decepción o en las ganas de renunciar.

¿Cómo reconocer, potenciar y compartir nuestros talentos?

Lo primero es conocernos a fondo para entrar en contacto con nuestro ser interior. Comunicarnos con nuestro verdadero yo, en un diálogo interno, abierto, sencillo y honesto de forma que podamos reconocer aquello que nos agrada, nos hace bien y ejecutamos sin problema gracias a nuestras destrezas, o reconociendo que podemos mejorar hasta alcanzar un nivel de ejecución cónsono con nuestro propósito.

Esto último tiene que ver con determinar por qué y para qué estamos aquí. Tenemos un propósito, hemos sido obsequiados con nuestros talentos y nuestra misión es descubrir el porqué y el cómo de nuestra existencia. Conociendo estas respuestas el trabajo comienza a fluir y los talentos a manifestarse.

He aquí algunos tips para ayudarnos en este trabajo.

Mente abierta: Podemos ser muy buenos en lo que menos nos imaginamos o llegar a serlo en aquellas cosas que antes nos han salido mal. Identificar y planificar cómo mejorar ciertas áreas, nos permite pulir nuestros talentos.

Ver claro: Hay miles de posibilidades por lo tanto podemos permitirnos explorarlas, no quedarnos estancados en una idea fija que tal vez no es la más afín a nuestros talentos.

Un viaje al pasado: Para revisar aquellas experiencias o circunstancias en que hemos estado realmente brillantes y preguntarnos cómo lo logramos y porqué no continuamos perfeccionando ese talento.

Analizar los desafíos: No todo ha sido fácil. Sin duda los retos o desafíos pusieron a prueba nuestros talentos. ¿Cómo logramos salir airosos? Sin duda echamos mano de aquellos talentos ocultos y los potenciamos con éxito.

Lo que disfrutas está relacionado con tus talentos: Si obtienes reconocimiento por lo que haces, si se te pasa el tiempo volando cuando lo estás pasando bien o si te gusta hablar de ello, es posible que se trate de un talento ¡Piénsalo!

Enfócate en lo que eres bueno: Si se te hace fácil realizar algo y prefieres hacerlo a tu manera porque lo haces rápido y sin equivocarte, puede tratarse de un talento.

Escribe acerca de ti, de tus logros, de tus desafíos: Es una forma de comunicarte contigo y traer a la superficie momentos gratos que corresponden a tus talentos. Recordarlos es como volver a vivirlos y seguramente querrás actualizarlos y compartirlos. Recuerda que es valioso preguntar a los demás qué talentos reconocen en ti.

Gestiona tu tiempo: De manera que puedas dedicarte a ti mismo, a reflexionar e incursionar en nuevas actividades que pueden resultar en nuevos talentos.

Mejora tus habilidades ya conocidas: Tal vez así descubres otras no tan trabajadas que puedas desarrollar.

Renuévate: Explora y prueba actividades diferentes que nunca hayas realizado. Es un reto y probablemente un descubrimiento.

Amplia tus conocimientos: Sobre temas que te interesen o viaja para expandir tu mundo.

Todo esto con mucha confianza en ti mismo y siendo siempre auténtico. Al ejecutar tus talentos te comunicas con tu entorno y das fe de tu propósito.

 

Compartir