Cómo usar la música para energizarte y superar la tristeza en solo 13 minutos

En los últimos años, los psicólogos han demostrado que la música puede tener un efecto positivo en nuestra salud. Pero avanzando sobre los estudios conocidos, una nueva investigación de la Academia Británica de Terapia de Sonido  ha demostrado que hay una dosis de tiempo precisa para que la música comience a hacer el efecto liberador y revitalizador que necesitamos.

Los investigadores de BAST estaban ansiosos por descubrir si sería posible prescribir música para ayudarnos con estados de ánimo específicos y en ese afán descubrieron exactamente cuánto tiempo necesita una persona escucharla para experimentar un efecto terapéutico.

Un artículo publicado en el sitio “Classic FM” explica que el estudio, Music as Medicine, evaluó a 7,581 participantes y descubrió que el 89 por ciento creía que la música era esencial para su salud y bienestar.

Mientras que el 90.15 por ciento de los participantes usó música para relajarse, el 81.80 por ciento la usó para hacerlos sentir felices, el 46.5 por ciento para procesar y / o liberar la tristeza, y el 32.53 por ciento para ayudar a la concentración.

Los estudios dieron cuenta de muchos beneficios, que incluyen “disminución de la tensión muscular, pensamientos negativos que desaparecen, sentirse tranquilo y contento y poder dormir mejor”.

Mientras tanto, solo se requieren nueve minutos de música (principalmente canciones con un ritmo de conducción, tempo rápido y contenido lírico positivo) para que la gente se sienta animada.

Un impresionante 89 por ciento había mejorado los niveles de energía, el 65 por ciento se rió más y otros se sintieron más en control de sus vidas o capaces de ‘asumir cualquier cosa’, un resultado alentador para los profesionales médicos que buscan nuevas formas de tratar a los pacientes con afecciones de salud mental, como como ansiedad y depresión.

En otro estudio, también se descubrió que la música de alto ritmo mejora el rendimiento durante el ejercicio: cuando las mujeres que entrenaban escuchaban canciones pop con más de 170 latidos por minuto, los científicos descubrieron que comenzaron a esforzarse más, especialmente durante las actividades de resistencia, como correr o andar en bicicleta.

También llegaron a la conclusión que la música que contenía letras con las que las personas podían conectarse (nuevamente, 13 minutos) era la mejor para aliviar la tristeza, sentirse menos abrumados, más estables y menos propensos a ser alterados por un problema.

 

Fuente: buenavibra.es

Compartir