Cómo resolver conflictos en una relación de pareja

Redacción: Carlos J. Herrera G

Todas las parejas viven momentos de “crisis” y conflictos, que generan la percepción de ruptura o fractura de la relación, y esta es la pregunta con la que se inicia la mayoría de los procesos de terapia de parejas.  Es la necesidad de crear soluciones a los tropiezos o diferencias que hacen que se desarrollen desequilibrios en el ritmo acostumbrado en la convivencia.

La necesidad de buscar solventar las situaciones y conflictos en la relación, hace que caigamos muy fácilmente en las promesas, algunas factibles y otras utópicas, con miras a recuperar el amor y estabilizar el ritmo. Los libros de autoayuda pudiesen visualizarse como una primera opción de resolución de los conflictos. Estos tienen una función y es lograr mejorar la vida personal del lector, pero presentan la debilidad de no ser específicos con la realidad individual.

Los consejos de las amistades o familiares cercanos, muchas veces pierden objetividad al estar vinculados emocionalmente y no se convierten en agentes de solución de conflictos.

Para solventar los conflictos entre la pareja, es propicio crear un ambiente de sinceridad, respeto y deseo de comunicarse asertivamente, expresar los sentimientos de cada miembro de la pareja, dejando caer dos “armas” que son letal para cualquier relación y más para la de pareja: soberbia y orgullo, e intentar establecer acuerdos que ayuden a minimizar o extirpar la situación de conflicto. Cuando las situaciones de crisis sobrepasan la posibilidad de solventarlos por la propia pareja, recomendamos el inicio de un proceso de terapia de parejas.

La terapia de parejas es un proceso terapéutico dirigido por un psicólogo, el cual ayudará a las parejas a solventar su situación de conflicto, mientras estos tengan el deseo de recuperar lo perdido. Mediante este proceso, se establecerán  estrategias en razón de reencontrar y minimizar el impacto de las diferencias presentes, que en muchos casos son rectificables.

Estas estrategias son diseñadas con apego a corrientes psicológicas y según el caso particular de cada pareja. Es importante reseñar que en los últimos años ha crecido el número de parejas que abren procesos terapéuticos, viéndose así la ruptura de los prejuicios ante la intervención de un profesional de la salud mental. Según mi experiencia personal como acompañante en muchos de estos procesos, puedo establecer que el 80% de las parejas que asisten a terapia logran solventar su situación y mejorar su relación con miras a perseverar en el pacto que juntos decidieron establecer.

Cuando es necesario pedir ayuda, pidámosla a especialistas en el área, para poder encontrar aquello que se va a buscar. Renueva a diario tu deseo de ser mejores parejas y mejores familias.

 

@mejorpareja.mejorfamilia

Compartir