Comienza la construcción de la mayor batería de aire líquido del mundo

Se ha comenzado a construir la batería de aire líquido más grande del mundo, que almacenará electricidad renovable y reducirá las emisiones de las centrales eléctricas de combustibles fósiles.

El proyecto cerca de Manchester, Reino Unido, usa la energía verde sobrante para comprimir el aire en un líquido y almacenarlo. Cuando la demanda sea mayor, el aire líquido se libera de nuevo en un gas, accionando una turbina que devuelve la energía verde a la red.

La expansión de la energía eólica y solar es vital para hacer frente a la emergencia climática, pero no siempre están disponibles. El almacenamiento es clave y el nuevo proyecto será el más grande del mundo fuera de los sistemas hidroeléctricos bombeados, que requieren de depósito en las montañas para almacenar agua.

La nueva batería de aire líquido, desarrollada por Highview Power, estará operativa en 2022 y será capaz de alimentar hasta 200.000 hogares durante cinco horas, y almacenar energía durante muchas semanas.

Las baterías químicas también son necesarias para la transición a un mundo de carbono cero y su precio está cayendo en picado, pero sólo pueden almacenar cantidades relativamente pequeñas de electricidad durante períodos cortos.

Las baterías de aire líquido se pueden construir en cualquier lugar, dijo el director ejecutivo de Highview, Javier Cavada: “El aire está en todas partes del mundo. El principal competidor no son realmente otras tecnologías de almacenamiento sino los combustibles fósiles, ya que la gente sigue queriendo seguir construyendo plantas de gas y carbón hoy en día, aunque parezca extraño“, dijo.

El gobierno del Reino Unido ha apoyado el proyecto con una subvención de 10 millones de libras. El Ministro de Energía y Crecimiento Limpio, Kwasi Kwarteng, dijo: “Esta nueva y revolucionaria instalación será una parte clave de nuestro impulso hacia el cero neto, aportando una mayor flexibilidad a la red eléctrica británica y creando puestos de trabajo de cuello verde en el Gran Manchester“.

“Es probable que se necesite una o más de las tecnologías de almacenamiento de electricidad de media y larga duración para llenar un vacío en el mercado, y el almacenamiento de energía de aire líquido (LAES) está ahí como una opción“, dijo.

La hidráulica bombeada está limitada por la necesidad de un depósito en la montaña, mientras que el almacenamiento por gravedad – donde se levanta un peso y luego se deja caer para alimentar un generador – está menos desarrollado, al igual que la producción a gran escala de hidrógeno a partir de energía verde.

La batería Highview almacenará 250MWh de energía, casi el doble de la cantidad almacenada por la batería química más grande, construida por Tesla en Australia del Sur. El nuevo proyecto se encuentra en el Parque de Energía Trafford, que también alberga la planta de energía a gas de Carrington y una central eléctrica de carbón cerrada.

El proyecto costará 85 millones de libras, y Highview recibió 35 millones de libras de inversión del gigante japonés de la maquinaria Sumitomo en febrero. La batería de aire líquido ha creado 200 puestos de trabajo, principalmente en la construcción, y empleando a antiguos ingenieros de petróleo y gas, con algunas docenas en la operación continua. Se espera que la vida útil de la planta sea de 30 a 40 años. “Pasará a la siguiente generación“, dijo Cavada.

Highview está desarrollando otros proyectos en el Reino Unido, Europa continental y los EE.UU., incluyendo en Vermont, pero el proyecto de Manchester será el primero. “El primero es definitivamente el más importante y es por eso que realmente valoramos el audaz movimiento del gobierno británico de utilizar la tecnología británica para resolver los problemas del Reino Unido y después exportar la tecnología a nivel mundial“, dijo Cavada.

 

Fuente: ecoinventos.com

Compartir