Canadá crea dos nuevos santuarios oceánicos en el Ártico

Estos son tiempos turbulentos para el Ártico. No solo se está calentando aproximadamente el doble de rápido que el resto del planeta, causando una disminución desastrosa del hielo marino, sino que también es cada vez más vulnerable al daño ambiental de actividades como la minería, la perforación y la pesca.

Con la esperanza de amortiguar una franja del Ártico y preservarla para el futuro, Canadá ha promulgado la creación de dos nuevos santuarios marinos en el Océano Ártico que abarcan un total de 427.000 kilómetros cuadrados. Esto por sí solo puede no proteger a la región del cambio climático, pero el Ártico necesita toda la ayuda que pueda obtener, y las reservas oceánicas bien administradas pueden ser un impulso significativo para los ecosistemas en dificultades.

El 1 de agosto, funcionarios gubernamentales anunciaron el más grande de los dos nuevos santuarios, el Área Marina Protegida Tuvaijuittuq (AMP), que abarca unos 320.000 kilómetros cuadrados. Está ubicado frente a la costa norte de la isla Ellesmere en Nunavut.

Su nombre significa “el lugar donde el hielo nunca se derrite” en el idioma inuktitut, refiriéndose al espeso hielo marino que persiste durante todo el verano. Tuvaijuittuq se encuentra en un área utilizada por los inuit durante mucho tiempo para viajar y cazar, aunque actualmente no hay asentamientos humanos permanentes dentro o adyacentes al nuevo santuario, según datos gubernamentales.

El Ártico en grave riesgo

Conocida como la “última reserva de hielo” por los conservacionistas, se espera que esta región sea el último lugar que retenga el hielo marino en verano hasta que el cambio climático haga que el Océano Ártico esté libre de hielo en verano, lo que puede suceder en unas pocas décadas.

Eso lo convierte en un refugio importante para el hielo marino en sí, que tiene beneficios que van mucho más allá del Ártico, así como la vida silvestre local que depende de él.

“Esta remota región tiene el hielo marino más antiguo y grueso del Océano Ártico. A medida que el hielo marino continúa disminuyendo en el Ártico, se espera que el hielo en esta región dure más tiempo. Esto hace que el área sea un hábitat de verano único y potencialmente importante en el futuro para especies dependientes del hielo, como las morsas, focas y osos polares”, según reza un comunicado de Fisheries and Oceans Canada.

Como informa Sarah Gibbens en National Geographic , el gobierno canadiense no solo protegerá la región de la explotación industrial, sino que también creará empleos locales en la investigación y la recopilación de datos, y construirá infraestructura como muelles para botes.

Si bien la presentación de Tuvaijuittuq es un hito, Trudeau y otros funcionarios también anunciaron la finalización de otro refugio oceánico, conocido como el Área Nacional de Conservación Marina Tallurutiup Imanga, que ha estado en proceso durante años.

Ubicada al sur de la isla Ellesmere, Tallurutiup Imanga protege alrededor de 108.000 kilómetros cuadrados de invaluable hábitat marino y contexto cultural en Lancaster Sound y Baffin Bay entre las islas Devon y Baffin. Esta zona alberga el 75% de la población mundial de narvales, el 20% de las belugas y la mayor población de osos polares de Canadá.

También es el hogar de focas anilladas, arpa y barbudas, morsas y ballenas de Groenlandia, a la vez que sirve como lugar de alimentación y reproducción para un tercio de las aves marinas coloniales de Canadá.

 

Fuente: LaRed21.com

Compartir