Adiós al punto ciego al manejar

El punto ciego es uno de los grandes problemas durante la conducción y por eso muchas automotrices han invertido en desarrollos que proponen eliminarlo. En ese camino, la firma Kia presentó un sistema llamado Blind-Spot View Monitor (BVM) que parece una gran solución.

El punto ciego es la zona que ni el campo visual del conductor ni los retrovisores exteriores del auto llegan a identificar durante la conducción. Esto suele producir siniestros viales, ya que, más de una vez, los conductores realizan maniobras sin saber muy bien qué está ocurriendo a sus alrededores.

El BVM funciona de una manera muy simple: una vez que el conductor coloca la luz de giro hacia un lado, en el instrumental se reflejan en tiempo real las imágenes que toma la cámara ubicada de ese lado. Así, quien va el volante tiene frente a sus ojos el control de los que ocurre al costado, donde ni su vista ni el espejo retrovisor llegan.

Las cámaras lateralesdesde las que se toman las imágenes del punto ciego son de gran angular y alta resolución. Están ubicadas en las carcasas de los espejos retrovisores y se proyectan en un instrumental digital de 12,3 pulgadas.

El detalle: solo funcionan cuando el conductor coloca la luz de giro. Si no se activan, el instrumental muestra los relojes clásicos (cuentavueltas y velocímetro). Por ende, es clave avisar con dichas luces el cambio de un carril o el giro en una esquina para recibir la asistencia del sistema.

Lo interesante de esta tecnología es que no reemplaza por completo los espejos retrovisores, como sí lo hacen los modelos Audi e-tron y Lexus ES, que tienen cámaras en lugar de los espejos y reflejan las imágenes en la pantalla central.

El primer modelo de Kia en contar con el sistema BVM y eliminar el punto ciego es el nuevo Sorento. Lo equipará próximamente en el mercado europeo, aunque todavía no tiene fecha de lanzamiento confirmada para la Argentina.

 

Fuente: tn.com.ar

Compartir