8 compañías están listas para desarrollar turismo espacial

A Dennis Tito le costó US$8 millones permanecer 8 días en el espacio, a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés). Fue el primer turista espacial, o sea que no fue entrenado por la NASA, la Agencia Espacial Europea a por algún programa espacial de los países que tienen participación en este campo.

Desde entonces, solo ha habido otros seis turistas espaciales, todos viajando a bordo de una Soyuz hacia la ISS. El último fue el cofundador del Cirque du Soleil Guy Laliberté, quien voló en 2009. El final de esta temprana era del turismo espacial se produjo debido a la duplicación del tamaño de la tripulación a bordo de la ISS en 2009, que no dejó espacio para visitantes en la estación, así como el retiro del transbordador espacial en 2011, lo que significaba que la NASA necesitaba todos los asientos Soyuz adicionales para lanzar sus astronautas.

Pero los siete turistas espaciales no estarán solos por mucho tiempo en su costoso hito: numerosas empresas privadas pretenden lanzar sus propios programas de turismo espacial en el corto o mediano plazo. Probablemente hayas oído hablar de los jugadores más importantes en el juego de vuelo espacial privado: Virgin Galactic, propiedad de Sir Richard Branson, acaba de reanudar las pruebas de su vehículo SpaceShipTwo a principios de este mes después de una prueba fatal en 2014, y Blue Origin, empresa privada de vuelos espaciales de Jeff Bezos -fundador y presidente de Amazon-, las cuales apuran su paso para enviar misiones tripuladas al espacio, incluso en 2018.

Reñido negocio

Algunas compañías están más avanzados en desarrollo que otros, y siempre hay razones para ser escépticos cuando se habla de turismo espacial como un negocio posible.

Otra compañía que viene atrás pero con constancia es Orion Span, la cual anunció sus planes para la instauración de la Estación Aurora, y pretende convertirla en el primer hotel de ultra lujo del mundo desde 2021. La estación tendrá dos suites privadas, con un total de cuatro invitados y dos tripulantes por estadía.

“Hemos tomado lo que tradicionalmente era un programa de capacitación de 24 meses para preparar a los viajeros para visitar una estación espacial y simplificarla a tres meses”, dice el CEO de Orion Span, Frank Bunger. “La primera fase del programa de certificación se realiza por internet, lo que hace que viajar por el espacio sea más fácil que nunca. La siguiente parte se completará en persona en las instalaciones de capacitación de última tecnología y vanguardia de Orion Span en Houston, Texas. La certificación final se completa durante la estadía de un viajero en la Estación Aurora”, añade. Para poder enviar invitados a la Aurora, la compañía planea asociarse con SpaceX, la compañía del emprendedor Elon Musk, para llevar adelante sus lanzamientos. El costo será de US$9.5 millones por turista para 12 días de misión, lo que la convierte en la opción más “accesible” en comparación a los US$20 millones que cuestan los planes en otras empresas.

Space Adventures también compite en este lucrativo negocio. No ha podido colocar un turista en la ISS y sus viajes están suspendidos desde 2009, pero aparece en el panorama cada tanto para hacer notar su presencia.

Roscosmos es otro consorcio que, anteriormente, trabajó con Space Adventures pero recientemente comenzó su propio programa. También tienen planeado construir su propio hotel espacial de super lujo y los precios de sus planes vacacionales oscilan entre los US$40 millones para dos semanas a US$60 millones para estadías de un mes que incluyen caminatas espaciales guiadas por un cosmonauta profesional.

KosmoKurs se sumó a la lista en 2016. Piensan construir cohetes reutilizables con la intención de enviar turistas al espacio.

Como solo se aprobaron los diseños, es probable que la empresa tenga años de pruebas antes de que se lancen las misiones tripuladas. De forma similar a los vuelos de Blue Origin, las misiones son de corta duración (de unos 15 minutos de duración, con solo unos minutos de ingravidez). Los turistas serán lanzados en una cápsula encima de un cohete. El programa de capacitación durará tres días, y el paquete completo costará aproximadamente $ 200,000 a $ 250,000 por persona, pero no es exactamente un viaje al espacio exterior.

Axiom Space es la última de la lista, con intenciones de llegar a la ISS en 2021. Aunque la compañía no ha dado a conocer muchos detalles sobre su programa de turismo espacial, de acuerdo con su sitio web, planea también establecer su propia estación espacial para el 2024. Los clientes privados podrán reservar estadías de siete a diez días, misiones de un día a la estación, y completarán un programa de entrenamiento de varias semanas antes del viaje.

 

Fuente: LaRed21.com

Compartir